Ricardo Peláez, un directivo en quien la maquina puede confiar

   Darian Martinez/@Thundermouse101    10 May 2018


Cuando se habla de una institución como Cruz Azul, hablamos de una historia que inició en una humilde cooperativa cementera en la ciudad de Jasso en Hidalgo, después tuvo su ascenso a la primera división gracias al esfuerzo de sus jugadores y tuvo una década donde se consagró como ‘grande’ del futbol mexicano, lleno de futbolistas que fueron insignia en el equipo celeste y crecimos amándolo por la manera espectacular con la que jugaban, como una ‘maquina’, sin embargo, después de esa década todo cambio drásticamente y a inicios de los ochenta hasta finales de los noventa, tuvieron una racha de 17 años en no conseguir un título, siendo el ultimo en el invierno 97 con ese ‘regalito’ de León.

Puedo decir que mi aventura como aficionado celeste empezó ahí y en los últimos 21 años de sequia de títulos he visto muchos jugadores y directivos pasar por la institución. En estas últimas dos décadas siempre teniendo la ilusión de cualquier aficionado de hoy de ver a mi equipo campeón pero en cambio, solo he visto subcampeonatos pasar y pasar, siendo conseguidos por diferentes técnicos a los cuales les veía una gran visión para dirigir, llámese Sergio Markarian o Memo Vázquez Jr (quienes yo considero los mejores que han dirigido al equipo actualmente) y en esos subcampeonatos se incluye la que considero la más catastrófica perdida en la historia celeste, aquella final con América, donde irónicamente era encabezado por el recién nombrado director deportivo, Ricardo Peláez.

A pesar de conseguir subcampeonatos, yo culpaba a todos los técnicos y jugadores por no sentir la camiseta y el juego, que debían caer con honor en la cancha, pero no veía a los directores deportivos, los cuales se supone que son los que arman todo el proceso, pero no les vi los resultados esperados, ni que alentaran al equipo a conseguir grandes logros, solo los veía sentados detrás de un escritorio y tal hasta volándose el dinero de la institución.

Después de que esta última década, viera en Cruz Azul un bajón de rendimiento, decidí hacerme un lado en cuanto al apoyo del equipo, bajo la frase “Por ahora no tienen mi apoyo, pero cuando aprendan a caer con la cara en alto, ya volveré”, cosa que al parecer no se cumplió, por lo menos cuando estuvo Paco Jémez y los regresó a la liguilla, pero hasta ahí y con la llegada de Pedro Caixinha tuve ligeras esperanzas de volver a seguir apoyando a mi equipo con todo, pasara lo que pasara y siguió siendo lo mismo.

Y ahora, después del anuncio de Peláez a la institución pude sentir un gran aire de cambios en Cruz Azul, aparte de la despedida al estadio Azul (estadio que tanto me encantó) y el regreso al Azteca, pude percibir que Peláez puede lograr un gran cambio en la manera de pensar del equipo y el cuerpo técnico, todo esto gracias a lo que logró con América varios títulos y formó un equipo con garra que mostraba su poderío en el terreno de juego, hasta el punto de hacerlo ver muy temible, en mi humilde opinión, además que tiene una personalidad ganadora, clara, con ganas de trabajar y algo explosiva y estricta, algo que les hace falta a los jugadores que llegan.

Lo que también he visto de él, es que ve los objetivos a corto plazo y no a largo, algo que vi que muchos decían pero no lo cumplían, solo consiguiendo así como una presión enorme de lograr esos objetivos sin que la afición se les volteara encima, aunado a la presión que ya se tiene por lograr el título de liga después de 21 años.

Si puedo dar algún pronóstico por adelantado para el próximo torneo, no es que Cruz Azul será campeón como todos dicen cada vez que empieza un torneo, sino que por lo menos logrará tener un buen torneo a diferencia de los últimos años e impondrá autoridad en la cancha, yo creo en las palabras de Peláez mencionando que trabajará poco a poco en regresar la ‘grandeza’, es algo que muchos no creo que vean, el tiempo en el que se trabaja, todo el mundo quiere las cosas de inmediato, pero les aseguro que si la directiva deja de hacerse de moños y lo deja trabajar con total libertad, Cruz Azul puede lograr buenos torneos, tal vez sin la necesidad de conseguir la liga aún, pero por lo menos devolverle, como anteriormente dije, esa pasión por la camiseta, esa garra en el terreno de juego, caer con honor y hacer que el legendario mote de ‘La Maquina’ se haga sentir como en su época de oro.

Si usted estimado lector, estás leyendo esto y eres un aficionado a Cruz Azul, solo te puedo recomendar algo, no se desespere, a Peláez le tomo un tiempo conseguir sus objetivos con América y espero que con Cruz Azul sea el mismo caso, si llega a haber un título de copa o una Concachampions, celébrelo, a lo mejor usted considera a esos dos torneos como ‘copas de chocolate’ pero le aseguro que festejó uno de esos dos trofeos recientes y eso no tiene nada de malo. No empiece a ilusionarse con algún título de liga porque después terminará muy decepcionado y con ganas de echar todo a la basura, como siempre; apoye al equipo, exija que de todo en la cancha y festeje cualquier titulo que llegue, si llegan burlas, simplemente déjelas pasar, pero tenga por seguro que Cruz Azul volverá a ser ‘grande’ y el momento para ilusionarse y confiar en un cambio es ahora.

Tengamos como aficionados a Cruz Azul, confianza en Ricardo Peláez, alguien que puede regresarle a la afición, ese campeonato tan doloroso que nos quitó con América.