Adalid Maganda, Brizio y la “incomodidad” del racismo en México

   Manu Basile    02 May 2018


 
 
Definitivamente México es un país que aún no supera, ni concilia, su fuerte pasado (y presente) racista y de castas. Tenemos adversarios políticos descalificándose unos a otros con términos de raza, tenemos un candidato político que se montó a los hombros de un joven de piel morena y tenemos una televisión abierta que se dedica a perpetuar los más rancios estereotipos de clase.
 
Es por eso que la acusación del árbitro Adalid Maganda contra el máximo directivo de la Comisión de Árbitros es tan delicada. Y no porque se trate de un asunto “él dijo contra él dijo”, sino por los pésimos antecedentes que tiene nuestro país en estos temas.
 
En conferencia de prensa, al ser cuestionado sobre el tema, Brizio únicamente señaló: “es un tema muy delicado que me tiene muy incómodo. Es una acusación grave en contra mía y es falso lo que dice Adalid Maganda. La única razón por la que existen los árbitros en el Ascenso es para que suban a Liga MX”.
 
Eso fue todo. Ni una condena al racismo, ni nada, simplemente señalar a Adalid como alguien que dice testimonios falsos. Es decir, un mentiroso. Cómoda posición para un tipo como Brizio, que pontifica desde una posición de poder, al frente de la comisión y con fuertes nexos con Televisa.
 
Me parece descabellado que una persona como Magaña, personalmente, haya podido inventar testimonios, e incluso testigos presenciales, de los comentarios racistas de Brizio y otros empleados de la Comisión.
 
Sin embargo, el antecedente más grave se trata, a mi juicio, de los comentarios del analista de ESPN, David Faitelson, quien señaló en un programa de dicha cadena que ya existían antecedentes de conductas discriminatorias por parte de Brizio, en este caso contra un jugador.
 
¿Es esto cierto o falso? Corresponde a las autoridades mexicanas el averiguarlo, ya que a las autoridades del fútbol de nuestro país el tema parece no importarles demasiado.