Juegos Olímpicos de Invierno: una oportunidad de Oro para Corea del Norte

   Manu Basile    03 Ene 2018


 
 
Poco se sabe de Norcorea a nivel mundial. A estas alturas, lo poco que conocemos es visto bajo el filtro de la poderosa maquinaria de comunicación de los Estados Unidos y el enfrentamiento entre Kim Jong-Un y Donald Trump.
 
Es por eso que para todas las personas que amamos el deporte es algo esperanzador que los líderes de ambas coreas (que en realidad son una sola nación dividida por un conflicto bélico e ideológico), Kim Jong-Un y Moon Jae-In se muestren interesados en que la nación del norte pueda tener una participación pacífica en las olimpiadas de invierno que se celebrarán este año en Pyeongchang, Corea del Sur.
 
Mientras que el hombre fuerte de Corea del Norte ha expresado su deseo de que su nación pueda mandar una delegación a dichos Juegos Olímpicos, el mandatario de Corea del Sur se ha mostrado dispuesto a que se de esta participación, señalando que esto podría ser una oportunidad “de época” para mejorar las relaciones entre ambas coreas y “establecer la paz”.
 
Sería ingenuo creer que el deporte por si solo puede sanar heridas y divisiones detrás de los cuales están intereses bélicos, económicos y políticos muy fuertes.
 
Pero lo que si puede hacer este acercamiento olímpico entre ambas naciones es abrir una puerta que parecía estar sellada y dar un primer paso para la conciliación entre ambas naciones y ¿por qué no? pensar eventualmente en una necesaria y ansiada paz y unificación.