El #TuzoGate ¿guerra fría entre Slim y Televisa?

   Manu Basile    31 Ene 2018


 
 
La saga del #TuzoGate bien podría ser parte de la trama de la serie de Netflix “Club de Cuervos”. El dueño de un equipo chico de fútbol ubicado en una ciudad en donde “no pasa nada”, logra hacerlo crecer hasta volverlo a un imperio, con la ayuda de un gobierno local corrupto.
 
Sin embargo, de nueva cuenta la realidad supera a la ficción. Ni las aventuras más disparatadas de Chava Iglesias y el resto de su familia se acercan, ni de chiste, a lo revelado en la investigación denonimada “TuzoGate”.
 
El trabajo investigativo de Televisa revela que con la ayuda de gobernantes priístas como Jesús Murillo Karam y Miguel Ángel Osorio Chong, Jesús Martínez (alias “Chucho Pachuco”) logró levantar a un equipo que venía de segunda división hasta volverlo la piedra angular de un conglomerado que también incluye un “Salón de la Fama” del fútbol y una “Universidad del Fútbol”, entre otras instalaciones. Un botín nada despreciable para el estado de Hidalgo.
 
Sin embargo, no deja uno de preguntarse porque la televisora escogió precisamente “este momento” para hacer las revelaciones respecto a Grupo Pachuca, incluso llegando al grado de pedir la desafiliación de los equipos propiedad de Jesús Martínez y su vástago de la Liga MX.
 
La respuesta es sencilla: todo se trata de una “guerra fría” entre Televisa y sus rivales, principalmente Carlos Slim, por la gallina de los huevos de oro que representa la Selección Nacional, en todas sus categorías.
 
Jesús Martínez habría sido uno de los “cabecillas” que impulsó una oferta de 260 millones de dólares que América Móvil, de Slim y la televisora norteamericana Telemundo pusieron sobre la mesa a la FMF por los derechos de transmisión de los partidos del “Tri”.
 
La FMF dijo que no, dejando 160 millones de dólares abandonados. Pero Televisa no olvidó esta afrenta y como el hilo siempre se rompe por lo más delgado, no eligió atacar abiertamente a Slim, sino al alfil “Chucho”. Una auténtica guerra fría entre las que quizás son los dos grupos empresariales más poderosos de México.
 
De frente al jugoso reparto de dividendos que la FIFA otorgará en base al desempeño de las televisoras después de realizado el campeonato, no es sorprendente que una empresa como Televisa defienda una importante fuente de ingresos con los dientes. La televisora propiedad de Emilio Azcárraga Jean ha atravesado dificultades económicas en años recientes y, como se dice popularmente, “el horno no está para bollos”.