Cuatro fantásticos, los nuevos Inmortales del Salón de la Fama de Cooperstown

   Karina García / @laKaro_gc    25 Ene 2018


Como cada año la elección de nuevos inmortales al Salón de la Fama de Cooperstown genera diversas opiniones entre periodistas, especialistas y fanáticos al rey de los deportes alrededor del mundo. Ya sea por apuestas, pronósticos o debates los nombres de los posibles jugadores con la posibilidad de escribir su nombre en la historia del mejor beisbol del mundo captura la atención.

 

En la pasada entrega hablé sobre el interminable debate sobre el fantasma más grande que pesa sobre la MLB: los esteroides y de cómo nombres que han sido señalados (ojo, muchos de ellos no encontrados culpables) aparecen en las boletas de elección a Cooperstown y ven cómo sus números y hazañas deportivas son puestos en segundo plano por los mayoría de los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América. Sin lugar a duda mientras se extingan las posibilidades de ser electos la polémica revivirá cada año.

 

En esta ocasión quiero dejar la polémica a un lado para hacer honor a los cuatro fantásticos que forman la Clase 2018, aquellos que están más allá del debate y que supieron esperar por años la ansiada llamada de confirmación. Ellos son: el antesalista Chipper Jones, el inicialista Jim Thome, el jardinero derecho Vladimir Guerrero y quien sin lugar a duda supo esperar su momento: el relevista Trevor Hoffman, considerado por muchos de la talla de un Mariano Rivera, pero al no pertenecer a un equipo de grandes dimensiones mediáticas y económicas como los Yankees de Nueva York, su figura fue de perfil bajo, no así sus números.

 

Los jugadores mencionados lograron superar el 75% de votos necesarios para ingresar al Salón de la Fama.

 

1.- Chipper Jones 97.2%

2.- Vladimir Guerrero 92.9%

3.- Jim Thome 89.8%

4.- Trevor Hoffman 79.7%

 

En una época en la que la limpieza del deporte está en tela de juicio y en la que las notas de escándalo sobre la vida privada de los jugadores (de cualquier disciplina) son los temas de mayor relevancia y tráfico en sitios deportivos, el reconocer a aquellos que demostraron que los súper héroes no solo existen en los cómics y en las películas siempre será un respiro profundo y una caricia al corazón de quienes desde niños crecimos siguiendo un deporte por aquellos quienes se atrevieron a soñar más, a superarse día a día, a retar las leyes de la gravedad, de velocidad y de resistencia "humanas". Gracias a ellos.

 

Hoy doy gracias a Jones, Guerrero, Hoffman y Thome, porque son más que números, más que porcentajes, porque ellos están más allá de la polémica, porque ellos son el ejemplo de que no importa la edad que tengas, llorarás al recibir la llamada de confirmación de tu ingreso al Salón de la Fama del beisbol y aquellos quienes te vieron brillar en el diamante también.

 

Gracias cuatro fantásticos, gracias por recordarnos a muchos el por qué nos enamoramos del deporte.