Nelson Mandela, el hombre que unificó un país mediante el deporte

   Carlos Rodríguez Ávila / @miyagui_flx    05 Dic 2017


Especialmente en México se ha hecho costumbre escuchar que el deporte es la manera perfecta para controlar a un pueblo y cegarlo de su actualidad política, y con muchas pruebas a lo largo de la historia creo que siempre es importante tener presente el contrapeso, en parte para mostrar que no siempre tiene que ser malo y que mejor que tener el ejemplo entre los ejemplos, aquel donde Nelson Mandela unió a Sudáfrica a través del deporte. Además de que como amante al fútbol y del Milan me veo casi obligado a recordar a tan grande personaje.

"El deporte tiene el poder de inspirar. Tiene el poder de unir a la gente como pocas cosas lo tienen. El deporte puede crear esperanza donde alguna vez hubo solo desesperanza. Es más poderoso que el gobierno para romper barreras raciales", esas eran las palabras de Madiba (a quien llamaban así de cariño y por su pertenencia a la etnia xhosa).

 


Mandela también era un gran aficionado al pugilismo.

 

En alguna ocasión ya toqué el tema de Mandela y su victoria sobre el sistema de segregación que sufría su país, el conocido como apartheid, cuando logró que los primeros jugadores de color negro jugaran en la selección de rugby (deporte considerado de la burguesía en aquellos años) de Sudáfrica previo al inicio de la Copa Mundial de Rugby de 1995 que sería en su país y que terminarían llevándosela invictos.

 


Mandela y el capitán de la selección de rugby Francois Pienaar en la ceremonia de premiación.

 

Pero esa no fue la única ocasión en la que Mandela noqueó al apartheid pues el entonces ya presidente de Sudáfrica también había conseguido que la Copa Africana de Naciones fuera hospedada por su país en 1996 y para ese torneo también se encargó de que los primeros hombres de color blanco jugaran para la selección de fútbol (deporte considerado por esos años como del pueblo), y aquel año también lograría que la localía se coronara campeona.

Aquella Copa Africana de Naciones fue la primera de la historia con 16 selecciones, lo que hacía más difícil la consecución del título. Pero el pueblo sudafricano impulsaría a los Bafana Bafana como lo había hecho un año antes con los jugadores de rugby y en el partido inaugural en Soccer City los locales golearían 3-0 a un Camerún post Roger Milla, además de derrotar a Angola 2-0 y perdiendo contra Egipto (su única derrota en el torneo).

En cuartos de final derrotarían a Argelia por 2-1 en un partido más ajustado de lo que se esperaba, en semis se encargarían de Ghana goleándolos 3-0 y en la final terminarían derrotando a Túnez 2-0. Así es como Sudáfrica vivió dos grandes años de prosperidad deportiva y social pues el país estaba más unido que nunca.

 


Neiul Tovey, capitán de la selección de fútbol y Nelson Mandela festejando el campeonato.

 

Además, que Madiba fue alguien especialmente cercano al AC Milan; en 1987, Ruud Gullit ganó el Balón de Oro y en la ceremonia de premiación el holandés le dedicó unas palabras al entonces preso Mandela, el sudafricano tuvo una llamada con Gullit en 2007 recordándole al tulipán negro que “Justo ahora tengo muchos amigos, pero en 1987 tú eras uno de los pocos que tenía”.

 


Ruud Gullit y el mensaje claro "alto al apartheid", foto de 1987.

 

En 1993, luego de que los rossoneri hubieran conquistado su treceavo scudetto y durante su gira de pretemporada, Mandela tendría una histórica reunión con los jugadores del Milan en el Ellis Park de Johannesburgo. En años más recientes, Mandela fue recordado por Kevin-Prince Boateng y Sulley Muntari en su época como jugadores de Il Diavolo justo cuando sendos jugadores tuvieron los reflectores del mundo en inicios del 2013 al tener fuertes protestas contra el racismo en Italia.

 


Nelson Mandela junto a dos leyendas rossoneras, Sebastiano Rossi y Gianluigi Lentini.

 

El 11 de diciembre del 2013, seis años después de que Nelson Mandela partiera, en el encuentro de la Champions que enfrentó al Ajax y al Milan, ambos equipos sacaron un letrero gigante que decía “Madiba, el mundo nunca olvidará”, además de que Muntari posó con una playera rossonera con el nombre del activista. 

 


Milan y Ajax previo al encuentro del 11 de diciembre en el Stadio San Siro.