El profe Osorio debe dejarse de romances banales

   Carlos Rodríguez Ávila/@miyagui_flx    10 Nov 2017


Del encuentro de hoy donde Bélgica rescató el empate ante México en un atractivo partido de fútbol, llego a varias conclusiones pero creo que la más importante que Juan Carlos Osorio debe dejarse de romances para decidir la titularidad de la Selección Nacional y debe empezar a fijarse más en los meritos generados por los jugadores que se encuentren activos en sus equipos, y hoy hubo tres claros ejemplos de eso.

El primero de ellos y más notorio fue el de Hirving Lozano, que realmente está on fire en el PSV y que la Selección no está siendo la excepción, donde creo que Osorio por fin debe dejar de pensar que le sirve más como revulsivo entrando de cambio en las segunda partes, pues desde el primer minuto puede llegar a encontrar una jugada que se refleje directamente en el marcador. Hoy el Chucky anotó un doblete y mostró que tienes que tener un nivel. En el mismo bando de lo positivo está Néstor Araujo, quien sin tener tanto reflectores como muchos de la plantilla tricolor, cumplió con su papel (como lo viene haciendo desde varias prestaciones para acá).

El otro lado de la moneda son Diego Reyes y Héctor Moreno, que dieron un partido de pésimo nivel, donde el primer gol es complicidad entre el defensa de la Roma y Memo Ochoa, sin olvidar como Reyes sólo ve pasar a Hazard, pero claramente la facilidad con la que Lukaku deja en el camino a Moreno es algo no aceptable de una selección que piensa superar su barrera menta del quinto partido. Además de tener que hacer hincapié en como Moreno deja centrar a Mertens en lo que siginificó el segundo gol. Reyes por su parte se notó que no está para esa posición, pues le costó mucho crear el juego azteca y destruir el belga, básicamente, realizar su trabajo en cancha, cosa que cambio con el ingreso de Edson Álvarez al campo.

En el mismo lado oscuro del volado podemos encontrar a las 'estrellas de la MLS', Gio y Vela dejaron ver de poco a nada, donde queda en debate una vez más si el jugar en el extranjero es justo que te asegure un lugar en la Selección (es la misma razón por la que se pone en tela de juicio el preferir que el cambio del Chicharito fuera por Raúl Jiménez en lugar de meter a Oribe Peralta).

Pero en fin, como tanto hubo cosas buenas como hubo cosas malas, hoy me quedo con lo rescatable de México, que demuestra que teniendo las luces encima como Chucky o estando en la sombras como el Pato Araujo, la clave es saber aprovechar el buen momento y la continuidad que viven los jugadores. Tengo una corazonada que me indica que Guardado está equivocado al decir que el buen partido fue porque a Bélgica le gusta jugar al fútbol y creo más bien que teniendo más Lozanos y Araujos sobre la cancha, podremos ver ese México que presiona arriba, que termina las jugadas y lo más importante, que suda la playera.