28 de noviembre, el día que el cielo se enciende para recibir nuevas luminarias

   Carlos Rodríguez Ávila / @miyagui_flx    28 Nov 2017


Desde hace un año los 28 de noviembre no serán los mismos para el mundo del deporte pues se conmemorará hasta el fin de los días uno de los episodios más conmovedores en la historia del deporte, el de la Associação Chapecoense de Futebol, ese precoz campeón que a todos sorprendió faltando a la cita de su primera final internacional, aquella final de ida de la Copa Sudamericana 2016 donde enfrentarían a un Atlético Nacional que apenas meses atrás se habían coronado campeones de la Copa Libertadores.

 


Jugadores del Chapecoense un partido antes de la tragedia.

 

Ese día se escribieron en tinta eterna la historia de los héroes que llevaron a un equipo de jugar en la cuarta división en el 2009 a convertirse en finalistas continentales en 2016, en uno de los ascensos más asombrosos en la historia del fútbol,hablo de directivos y jugadores.


"En las alegrías y en las horas difíciles, mi Huracán es siempre un ganador".

 

La noche de ese 28 de noviembre el cielo se iluminó en Medellín, apenas a unos kilómetros de la pista de aterrizaje a donde llegarían el vuelo 2933 de la empresa LaMia, aquel que cobró 71 vidas, 19 jugadores del Chapecoense, 19 miembros del cuerpo técnico, 20 periodistas, dos invitados y los dos pilotos, apenas sobreviviendo tres jugadores, un periodista y dos empleados de la empresa aérea.


Imagen del Avro RJ85, durante las primeras horas del 29 de noviembre.

 

Sin embargo, ese no es el único 28 de noviembre en que el cielo se ha encendido para recibir a un grupo de héroes, ese día se conmemora el peor incendio en la historia de la Ciudad de México. La madrugada del 28 de noviembre de 1948 el cielo del Centro Histórico se pintó de rojo y amarillo, en la calle de 16 de septiembre número 71, uno de las más grandes tlapalerías y ferreterías del país, 'La Sirena', había comenzado a incendiarse aproximadamente a las tres de la mañana.


Foografía de La Sirena antes del incendio.

 

Mientras el cuerpo de bomberos del Distrito Federal realizaba diferentes maniobras arriesgadas, se pudo escuchar el crujido con el que el techo de la planta baja se desplomaba y seguido de ello el edificio. Aquella noche quedaron bajo los escombros 12 valientes tragahumo y según cifras oficiales un civil, aunque entre voces siempre se ha comentado que fueron más de 18.


Las llamas no tenían piedad aún cuando el edificio ya se había desplomado.

 

Luego de aquel trágico 28 de noviembre de hace 69 años el presidente de México que regía en el cargo aquel año, Miguel Alemán otorgó oficialmente el título de ‘heroico’ al cuerpo de bomberos, mismo título que los pasajeros de ese Avro RJ85 se ganaron cuando todo el mundo conoció la historia de nuestro querido Chape. De ese mismo equipo que nos ha mantenido emocionados y al tanto de sus recientes hazañas.

 

 

Hace un par de semanas confirmaron la salvación del descenso luego de haber rechazado la inmunidad de tres años que la Federación Brasileña les ofreció, además, de que en la más reciente jornada del fútbol carioca aseguraron su boleto a la Copa Sudamericana 2018.

 

 

Con mucho cariño y respeto desde la redacción de La Mano de Dios es que hoy 28 de noviembre recordamos a todos esos heroicos que ya no están con nosotros y los dejo con un vídeo completamente conmovedor, de aquel 30 de noviembre (fecha pactada para la final de ida) cuando hinchas colombianos abarrotaron el Estadio Atanasio Girardot, vestidos todos de blanco para rendir homenaje a las víctimas de aquel accidente aéreo, además de que los Verdolagas pidieran a la CONMEBOL otorgarle el título al Chapecoense, título que fnalmente fue concedido: